La triste verdad de los cascabeles en los gatos

22 Agosto, 2017 - Julieta Areco Iglesias

facebook whatsapp

Seguro que has visto alguna ves a un gato con un cascabel o, lo que es peor, se lo has puesto al tuyo. Poner cascabeles a los gatos solía ser una práctica bastante común pero cada vez más se están conociendo los problemas que puede traerle a los mininos.

Lo mires por donde lo mires los cascabeles son una mala idea par tu gato, principalmente si pensamos en lo desarrollado que tienen estos animales el sentido auditivo.

¿Por qué se pusieron de moda los cascabeles gatunos?

No les hace nada bien llevar cascabel (iStock)

No les hace nada bien llevar cascabel (iStock)

En una de las más famosas fábulas del poeta inglés Odo de Sherington, “El libro de los gatos” , se acuño la frase “¿quién le pone el cascabel al gato?”, a raíz de la decisión de un grupo de gatos desesperados de ponerle un cascabel al gato que los molestaba.

A partir de esto, hemos visto adorables gatos con cascabel en la historia audiovisual dándonos la sensación de que hacer esto era algo normal.

Los cascabeles empezaron a usarse en gatos por diferentes motivos. El primer motivo fue el de estética, al ponerse de moda se creía que era algo muy “mono” que tenían que llevar los gatos. También se ponía por localización, es decir para saber dónde estaba el gato en cada momento, relacionado con esto también existe la razón de la advertencia ante el peligro que podrían suponer esos gatos para sus presas, como pájaros o ratones.

¿Por qué NO deberías usar estos cascabeles de gato?

Esa carita lo dice todo (iStock)

Esa carita lo dice todo (iStock)

Los cascabeles son un verdadero fastidio para nuestra mascota, en primer lugar por el tema del ruido. Los gatos tienen el sentido auditivo muy desarrollado y tener un objeto que hace ruido al lado de su oreja cada vez que se mueve resulta una auténtica tortura. Puede causar daños irreversibles en el tímpano de nuestra mascota.

Además, la naturaleza del gato es silenciosa y tranquila, si le ponemos un cascabel estamos influyendo en su calma y molestándolo. Podemos llegar a estresar a nuestro amigo y no queremos eso.

Así que, en definitiva, no recomendamos que le pongas cascabel a tu gato y sí que fomentes el cariño y la confianza con el para no tener miedo de que haga cosas que no quieres.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.