5 consejos para superar la muerte de tu mascota

6 Julio, 2017 - Marta Benayas

facebook whatsapp

Encariñarse con un animal es una de las cosas más fáciles que hay. Todo aquel que tiene una mascota lo sabe, y bien es cierto que se trata de un cariño equiparable al que sentimos por otras personas. Porque, ¿quién no ha tenido un gato o un perro -o a conocido a alguien con uno- y lo ha pasado realmente mal cuando su querido amigo ha pasado a mejor vida?

Superar una pérdida de este tipo es algo triste y duro, para unos más y otros menos, pero la mayoría de los dueños de mascotas coinciden, superar la muerte de tu mascota es algo que requiere tiempo y paciencia.

La pérdida de una mascota es similar a la de un ser querido (Foto: Istock)

1. Dale tiempo al tiempo. El dolor no se pasa de un día para otro. Tienes que darle tiempo al tiempo. Seguramente has querido a tu mascota como a un hijo (sí, por muy exagerado que suene es así, las personas con animales domésticos lo comprenderán) y no puedes pretender que de un día para otro toda la tristeza que sientes desaparezca.

2. Piensa en la vida tan feliz que ha llevado tu mascota. Seguro que tu querido animal ha pasado los mejores días en tu compañía, con eso es con lo que te tienes que quedar.

3. Quédate con los buenos recuerdos que te ha dejado. No hay nada mejor que recordar a un ser querido con los instantes de felicidad que nos ha regalado, has de tenerlo en cuenta.

Tiempo al tiempo, poco a poco irás mejorando (Foto Istock)

4. Enmarca una foto de tu mascota. Una de las cosas a las que se tiene miedo con una pérdida de este tipo es el olvido. Pero no tiene por qué ser así. ¿Has pensado en “rendirle un homenaje” particular a tu mascota? Si pones una foto vuestra en casa, aunque pueda darte pena al principio, te ayudará a recordar los buenos momentos que habéis pasado juntos.

5. Aprende a superar la pérdida y llora cuando lo necesites. No te obligues a salir y a hacer cosas que no te apetezcan. El primer paso para afrontar una pérdida es admitir el dolor que sentimos.

Y recuerda, la paciencia y el tiempo ponen todo en su sitio.